La Mama Negra

Constituye sin serlo el personaje central de esta comparsa. La tradición cuenta que se trata de una mujer de raza negra, a quien la Virgen de la Merced la liberó de la esclavitud. Quien asume este rol es un varón, devoto que así lo desea o que es designado por los organizadores, viste una falda larga de colores oscuros con dos o tres encajes en su parte inferior, una blusa con colores llamativos, cubre su espalda vistosos pañolones, que los va cambiando continuamente a lo largo del recorrido.  Lleva su rostro cubierto por una careta de madera en color negro, en su mano derecha lleva un "chisguete" lleno de un liquido blanco, que representa a la leche materna, que arroja permanentemente a los presentes y curiosos, en su otra mano lleva una pequeña muñeca negra llamada Baltasara y es la hija menor de la mama negra. Cabalga en un caballo que también es adornado y es "halado y conducido" por negros palafreneros, lleva a sus costados a dos niños pintadas sus caras de negro, dentro de unos bolsos llamados alforjas. Con su séquito  de negritos loeros es el último personaje en rendir honores a la Virgen de las Mercedes y en recibir la bendición de la capitanía, ingresa bailando sobre su caballo, levantado sus brazos y  manos al cielo, alternadamente al ritmo de la música alegre que le acompaña.


Desciende de su corcel la mama negra y con la “Baltasara” en sus manos se acerca a rendir su justo homenaje a la Virgen de las Mercedes y de rodillas recibe la bendición de la capitanía.


Entrega la Baltasara al Capitán y recibiendo el sable del mismo, bailan con alegría con sus negritos loeros, el Capitán, los ashangeros y más devotos. En esta danza participa también una segunda mama negra, que recorre también las calles de la urbe en tan singular manifestación de tradición y leyenda.

 

add

Páginas Amigas